Merck
InicioAplicacionesAnálisis medioambiental e higiene industrialAnálisis del suelo, los residuos sólidos y el agua subterránea

Análisis del suelo, los residuos sólidos y el agua subterránea

El control de los contaminantes medioambientales en el suelo es fundamental para la salud.

Los análisis del suelo y las aguas subterráneas son cruciales para controlar los vertidos industriales que pueden afectar de manera negativa al medio ambiente y a la salud humana. Se dispone de numerosos artículos técnicos, protocolos y métodos analíticos aprobados para guiar la gestión de los residuos sólidos y el análisis de los metales pesados y otros contaminantes ambientales.


Artículos técnicos relacionados

Protocolos relacionados


Residuos sólidos y su impacto en el suelo y las aguas subterráneas

Los residuos sólidos son los desperdicios generados por las actividades humanas durante las operaciones industriales, comerciales, mineras y agrícolas. Con el aumento de la población y las actividades industriales, los residuos sólidos deben gestionarse y retenerse adecuadamente para evitar un impacto adverso en el medio ambiente y la salud humana.

Tradicionalmente se han utilizado los vertederos para gestionar los residuos sólidos debido a su simplicidad, su gran capacidad de manipulación y los mínimos costes operativos. Sin embargo, los basureros y los vertederos mal mantenidos con malos sistemas de recogida de lixiviados se convierten en una posible fuente de contaminación del suelo, la superficie y las aguas subterráneas. La composición de los residuos sólidos puede alterar la química del suelo y causar un considerable impacto medioambiental produciendo lixiviado y biogás. Los contaminantes que se encuentran con más frecuencia en el lixiviado de los residuos sólidos son el cromo, las dioxinas, los hidrocarburos, los organoclorados, los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH), los bifenilos policlorados (PCB), los plaguicidas, los radionúclidos, los hidrocarburos totales de petróleo (TPH), los compuestos orgánicos volátiles (VOC) y los contaminantes orgánicos persistentes (POP), así como patógenos mortales. Por consiguiente, es obligatorio emplear un programa adecuado de control de la lixiviación para la evaluación de la seguridad y los riesgos.

Análisis del suelo y las aguas subterráneas

Los análisis del suelo y las aguas subterráneas son el signo patognomónico de los buenos programas de control de la lixiviación y son fundamentales en las investigaciones o las evaluaciones de los riesgos medioambientales sobre el terreno. Las matrices y los compuestos químicos del suelo y las aguas subterráneas son complejos y muy variables, lo que supone un reto para las mediciones exactas. La Agencia de protección medioambiental de los Estados Unidos (USEPA) recomienda el procedimiento de lixiviación característica de toxicidad (Toxicity Characteristic Leaching Procedure, TCLP) para determinar los elementos peligrosos presentes en los residuos. Este proceso de análisis químico simula la lixiviación de contaminantes en un entorno de vertedero a lo largo del tiempo, antes de depositar los residuos en los vertederos asignados. El TCLP determina la movilidad de los contaminantes orgánicos e inorgánicos (metales, plaguicidas, herbicidas y disolventes) en los residuos líquidos, sólidos y multifásicos.

El marco de evaluación medioambiental de la lixiviación (LEAF), es un sistema de evaluación alternativo diseñado para identificar y describir con precisión la liberación de los constituyentes inorgánicos, orgánicos semivolátiles y no volátiles de potencial consideración (COPC) en los materiales sólidos. Los métodos LEAF fueron diseñados para proporcionar un marco flexible y personalizable con el fin de distinguir las características de lixiviación bajo una diversidad de condiciones para una variedad de materiales sólidos en contacto con el suelo o el agua superficial.

Técnicas de análisis del suelo y las aguas subterráneas

Para averiguar el alcance de la contaminación, los organismos reguladores (por ejemplo, la USEPA) requieren el uso de métodos oficiales cuando se analizan el suelo y las aguas subterráneas. En el suelo y las aguas subterráneas se analizan las propiedades fisicoquímicas: sólidos disueltos totales, pH, dureza del agua, cationes, aniones, materia orgánica, carbono total, nitratos, amonio y metales pesados. Las técnicas analíticas habituales para los análisis del suelo y las aguas subterráneas son la conductividad, la titrimetría, la gravimetría, la fluorimetría, la espectroscopia de absorción atómica (AAS), la cromatografía de líquidos de alta resolución (HPLC), la cromatografía de gases, la ICP-MS, la LC-MS y la GC-MS.