Merck
InicioAplicacionesQuímica analíticaCromatografía en capa fina (TCL)

Cromatografía en capa fina (TCL)

Placas de gel de sílice para TLC donde se muestran puntos coloreados claramente separados

La cromatografía en capa fina (TLC) es un método de afinidad que se utiliza para separar los compuestos de una mezcla. La TLC es un método de separación muy versátil que se utiliza ampliamente para el análisis cualitativo y cuantitativo de las muestras. La TLC puede utilizarse para analizar prácticamente cualquier clase de sustancia: plaguicidas, esteroides, alcaloides, lípidos, nucleótidos, glucósidos, carbohidratos y ácidos grasos.

En la TLC, la fase estacionaria es una fina capa de material adsorbente, normalmente gel de sílice u óxido de aluminio, que recubre una superficie de placa inerte, normalmente vidrio, plástico o aluminio. Se deposita una pequeña cantidad de la muestra en un extremo de la placa de TLC, que se coloca verticalmente en una cámara cerrada con un disolvente orgánico (fase móvil). La fase móvil se desplaza hacia arriba por la placa por capilaridad y los componentes de la muestra migran distancias variables en función de sus afinidades diferenciales por las fases estacionaria y móvil. Cuando el disolvente llega a la parte superior de la placa, ésta se retira de la cámara de desarrollo y se seca. Los componentes separados aparecen como puntos en la placa, y se evalúa el factor de retención (RF) de cada componente.


Encuentre cromatogramas

Búsqueda de cromatogramas


Artículos técnicos relacionados

Protocolos relacionados


Proceso y principios de la TLC

La TLC se basa en el principio clásico de la cromatografía según el cual, los componentes de una mezcla se separan entre una fase fija estacionaria y una fase móvil líquida por afinidades diferenciales entre las dos fases.

Factor de retención de la TLC (Rf)

El factor de retención (Rf) se utiliza para medir el movimiento de los compuestos a lo largo de la placa de TLC. Rf se define como la distancia recorrida por un componente dividida por la distancia total recorrida por el disolvente. Su valor se encuentra siempre entre cero y uno.

Rf = distancia recorrida por el componente
distancia recorrida por el disolvente


En general, cuanto más fuerte se une un compuesto a la fase estacionaria adsorbente, más despacio migra hacia arriba en la placa de la TLC. Como los adsorbentes de la TLC son normalmente polares, los compuestos no polares tienden a subir más deprisa por la placa, lo que produce mayores valores de Rf, mientras que los compuestos polares tienden a moverse más despacio e y tienen menores valores de Rf.

Aplicaciones de la TLC

La TLC se utiliza ampliamente en muchas industrias y campos de investigación, como los farmacéuticos, los ensayos clínicos, la toxicología medioambiental, los alimentos, los análisis del agua y los plaguicidas pesticidas, y los cosméticos. Las aplicaciones habituales de la TLC son:

  • Análisis de residuos farmacológicos y de antibióticos en muestras alimentarias y medioambientales
  • Identificación y cuantificación de colores, ingredientes, conservantes y edulcorantes en alimentos y cosméticos
  • Control de calidad y ensayos de pureza de formulaciones farmacéuticas
  • Cribado rápido, de gran rendimiento antes de la HPLC
  • Examen de finalización de reacciones químicas